COMO QUEMAR LA GRASA ABDOMINAL? PDF Print E-mail
User Rating: / 1
PoorBest 

COMO QUEMAR LA GRASA ABDOMINAL? (Por JC Mendoza)

Para quemar esa grasa responsable de no querer ponernos un traje de baño o usar ropa ajustada, se necesita más que sólo reducir nuestro consumo de calorías o de asistir al gimnasio. Si esto fuera así, cualquiera que asiste a un gimnasio definiría su cuerpo fácilmente. Para lograr un cuerpo más definido necesitamos 3 cosas:

1. Saber entrenar nuestro cuerpo, o sea, saber que músculos combinar, con que frecuencia entrenarlos, cuál es el orden para ejercitarlos, qué volumen de trabajo realizar, cuando sustituirlos, cómo realizarlos de manera segura, etc.
2. Un plan de alimentación que permita alterar nuestro metabolismo de tal manera, que junto con el ejercicio podamos quemar grasa más rápido.
3. Descansar lo suficiente para permitirle a nuestros músculos recuperarse y que nuestro cuerpo trabaje más eficientemente.
En este artículo me centraré en el punto número 2, ya que sobre los otros dos ya hemos hablado con anterioridad. Para empezar les diré que la clave para lograr perder grasa exitosamente esta en modificar constantemente nuestra ingestión de calorías al igual que la fuente de donde estas provienen. Si hacemos esto de manera correcta lograremos estimular nuestro cuerpo para que queme más calorías, dicho de otra manera, lo aceleraremos para que consuma más calorías (Similar a cuando aceleramos nuestro automóvil este nos consume más combustible).
¿Cómo hacerlo?
A continuación les muestro 4 pasos que se recomiendan seguir para quemar esa grasa abdominal que tanto te molesta:
1. Incrementa tu consumo de proteína. ¿Por qué? Bueno, primero como Uds. sabrán, las calorías provenientes de las proteínas, los carbohidratos y las grasas se comportan de manera distinta en nuestro cuerpo. Las proteínas ayudan a acelerar nuestro metabolismo más que los carbohidratos y las grasas, ya que cuando reducimos nuestra ingesta calórica son las proteínas las que nos permiten mantener el tejido muscular y así quemar más calorías. Otro beneficio es que nos ayudan a mantener nuestro apetito controlado permitiéndonos consumir menos calorías sin morirnos de hambre. Cuando una persona se ejercita regularmente se le recomienda consumir de 1 a 1½ gr. de proteína por libra de peso, luego el total dividirlo entre 5 ó 6 que seria el numero de comidas en un día (Ej.: si pesas 150 lbs x 1 gr. de proteína = 150 gr. divididos entre 5 = 30 gr de proteína por comida).
2. Manipula tu consumo de carbohidratos. Por si no lo sabias los carbohidratos ayudan a mantener el tejido muscular pero también pueden estimular el almacenamiento de grasa. Por lo que puedes seguir una dieta baja en carbohidratos modificada, así: por 3 o 4 días consume de 100-150 gr. de carbohidratos al día y luego por los siguientes dos días eleva su consumo a 300-400 gr., de esta manera estarás ayudando a tu cuerpo a mantener el músculo sin almacenar grasa. ¿Cómo sucede esto? Cuando tú consumes menos carbohidratos y los reemplazas por proteína y fibra, en general, el cuerpo eleva la producción de enzimas que movilizan la grasa al igual que las hormonas que ayudan a quemarla resultando en una reducción de grasa. No sigas una dieta baja en carbohidratos por mucho tiempo porque tus músculos se verán planos ya que al ser agotada la reserva de glicógeno (la forma en como se almacenan los carbohidratos en el músculo) habrás perdido agua, también perderás tu capacidad de concentración ya que el buen funcionamiento de tu cerebro depende de ellos, tendrás menos energía durante el día, tu estado anímico se verá afectado, etc.
3. Aumenta el consumo de alimentos ricos en fibra. En el desayuno trata de consumir avena (pero no de esa que venden con sabores ya que tiene mucha azúcar), entre los muchos beneficios que ésta tiene se encuentra el prevenir o ayudar a no padecer de constipación. Por la noche consume vegetales o ensaladas frescas siempre acompañadas de una fuente de proteína (pollo o pescado).
4. Cocina con ajo. Dentro de los beneficios que tiene el ajo para adelgazar tenemos que depura el organismo, estimula la movilidad intestinal, aumenta la diuresis, facilita la eliminación de gases intestinales y además es desinflamante. También  estimula la producción de adrenalina y de proteínas desacoplantes (UCP). La adrenalina ayuda a deshacer las moléculas de grasa y las proteínas desacoplantes incrementan el consumo de calorías. Otro beneficio del ajo es que nos ayuda a controlar los niveles de cortisol en nuestro cuerpo lo que colabora para preservar el músculo.
Incorpora estos consejos en tu dieta diaria y acompáñala con una rutina de ejercicios de acuerdo a tus necesidades y lograrás reducir unas cuantas pulgadas de tu cintura.
Comprometido con tus resultados,
JC Mendoza
Experto en Fitness